Mindfulness y consultoría: El equilibrio en la balanza

Mindfulness y consultoría

El equilibrio en la balanza

La vida del consultor es agitadamente bella. Muchas veces las intervenciones en las compañías requieren abstraerse de los eventos estresantes que ocurren diariamente en la vida laboral de la empresa e incluso de los directivos que la componen. El consultor actuará en general de guía para los mandos medios y directivos, personas que en general, creen haberse acostumbrado a desempeñarse con altos niveles de presión e incluso confían en que bajo sus efectos rinden más y mejor.

Sin embargo, esto raramente es así, ya que cada vez existen más cantidad de referentes organizacionales que reconocen que la exposición a situaciones estresantes de manera cotidiana generan una pérdida de control personal y muchas veces el resultado son enfermedades y estados de ánimo en los cuales los directivos la pasan mal, física y mentalmente.

Está respuesta La respuesta de estrés no es algo malo en sí misma, sino por el contrario, facilita el disponer de más recursos para hacer frente a situaciones que se suponen excepcionales. Eso sí, dado que se activan una gran cantidad de recursos extraordinarios (fisiológicos, motores y cognitivos), supone un desgaste importante para el organismo.

Si esos eventos de estrés son esporádicos no habrá mayores inconvenientes, pues el organismo tiene capacidad para recuperase entre cada respuesta de estrés. Pero si estas respuestas se repiten con excesiva frecuencia, intensidad, o duración, quizá el organismo no pueda recuperarse y aparezcan todo tipo de problemas asociados al estrés: ansiedad, palpitaciones, temblores, hipertensión, etc.

Ahora bien, no todos los individuos actúan de igual manera ante determinados estímulos. Esto hace que cada caso sea particular independientemente de que la situación de tensión sea la misma. Lo más importante como consultor es ayudarle al equipo de trabajo a entender que no siempre se dispone de recursos suficientes para hacerle frente y es necesario la intervención de herramientas como mindfulness.

Podemos enumerar una cantidad importante de situaciones a las que, en general los mandos medios y directivos suelen estar expuestos:

  • Revisión de proyectos (justificación de retrasos, planteo de responsabilidades, ajuste de tareas, etc.).
  • Negociación.
  • Exponer o hablar en público de determinados temas o acerca de cumplimientos/incumplimientos de objetivos.
  • Reuniones de equipo (asignación de aumentos, premios, gastos, recortes, ajustes, etc.).
  • Despidos o reasignación de puestos.

Lo cierto es que, sabiendo que algunos de esos eventos pueden volverse más frecuentes de lo habitual, es bueno saber que existe una manera de inducir un estado de tranquilidad para que nos encuentre mejor preparados.

Así es que entre otras cosas, el consultor que trabaje con Mindfulness permitirá a su cliente:

  • Elevar la atención y percepción.
  • Poner conciencia en la persona y en la situación.
  • Aplicar la perspectiva que le permitirá visualizar nuevas posibilidades.
  • Desarrollar la capacidad de liderar.
  • Aprender sencillas técnicas de respiración que favorecen la relajación.

¿Y vos, que esperas para ser un consultor organizacional con orientación en mindfulness?

Para más información sobre nuestra propuesta de capacitación personal y profesional: https://caridadconsultora.com/

Caridad Relaciones efectivas